Relaciones y Familia

Plubicado el 20 de Junio, 2017 | por Carolina Guzmán

0

Vivir en Sociedad: El Gran Reto del Siglo XXI

Compartir:
Exigimos tantos derechos que estamos olvidando nuestros deberes con la sociedad. ¿Habremos olvidado lo qué significa vivir en sociedad?. Las personas exigen sin ningún tipo de criterio que el mundo se moldee a sus deseos. Predomina la palabra “libertad” y el eslogan de “Mi cuerpo y mis decisiones”. Todo suena muy bonito, hasta que nuestras acciones afectan a los demás.

Podemos definir perfectamente la etiqueta  como el arte de  “Atender, considerar y respetar a los demás”. Seguimos normas de cortesía, por respeto a nuestro entorno. Entendemos que las sociedades evolucionan, y con ellas sus costumbres. Vemos con beneplácito como se han abolido prácticas antiguas que socavaban la dignidad humana, mientras desafortunadamente otras prevalecen.

Sin embargo los seres humanos hemos perdido el rumbo sobre las exigencias de lo que debe ser permitido porque no daña a nadie y lo que debe ser aprobado solo porque complace mi ego.

Sé que muchas personas con solo leer dos párrafos de este articulo me culparan de “retrograda”. Pero yo quiero alzar mi voz. Esta sociedad ha dado a luz a un número muy grande de personas maleducadas que están fuera de control. Personas que tienen una necesidad de atención tan exagerada que son capaces de hacer lo que sea para llamar la atención.

Organizamos los puntos de vista según el tema que nos compete en este artículo:

  • Exigimos que los hombres cierren las piernas en el metro. Todo muy lógico aquí, quiero tener derecho a ocupar mi asiento en el transporte público sin que las piernas de otra persona ocupe mi espacio personal. Pero ojo, en mi caso particular entiendo por “otra persona”, tanto a un hombre como una mujer. Desafortunadamente este no es el pensar de la mayoría.
  • No tiene nada malo exigir esto, lo malo es el sentido acusatorio de que todo lo que hace el hombre ofende sobremanera ,¿y las mujeres? No, las mujeres estamos tan ocupadas luchando por nuestros derechos que no nos estamos dando cuenta como estamos pisoteando a los hombres mientras pretendemos salir impunes ante todo en la vida. ¿Y por qué lo digo? porque esta campaña esta claramente dirigida solo a los hombres, solo de ver el nombre lo sabemos. Esta campaña le llaman el manspreading” : alude a la manera de sentarse de algunos hombres, en especial en el transporte público, con las piernas abiertas, invadiendo el espacio de los asientos adyacentes.
  • Otro punto que llama grandemente mi atención es la foto que subió a sus cuentas de redes sociales la modelo Amber Rose, donde dejaba ver todo la parte inferior de su cuerpo, cubierta solo por su vello púbico. Según la cantante, el propósito de esta foto es promover  Slut Walk, un evento que lucha contra la injusticia sexual y la falta de igualdad de géneros, promueve exámenes de seno gratuitos y pruebas de VIH a personas de todas las razas e ingresos.
  • Lo que me hace preguntarme si la lucha de igualdad y la injusticia tiene como fin la desnudez del cuerpo. No tiene sentido. El cuerpo desnudo es totalmente normal y artístico según el contexto.  En  otras épocas, vemos como los artistas tallaban en piedras la figura humana, mostrando su belleza. Pero este romanticismo artístico dista mucho de simplemente desnudarse completamente por llamar la atención;¡casi nadie quiere ver a otros desnudos!  Si, usted tiene derecho a desnudarse, ¿con eso es que está luchando por la igualdad de genero?. Ya no tenemos formas de bloquear esta clase de contenido. Es imposible. Si tienes Instagram, Facebook o Twitter, siempre te sale hasta en la publicidad.

Dice la gente, no lo veas si no quieres es su vida…por favor, justificar el desnudarse para llamar la atención con la lucha de un movimiento X no hace sentido. Las cosas hay que llamarlas por su nombre. Ninguna lucha contra la injusticia social, usted quiere mostrar su cuerpo y esta grandemente necesitado por llamar la atención y ser noticia. Como dicen los artistas, lo importante es sonar.

Los tiempos que vivimos solo priorizan el derecho de la persona a hacer lo que quiere y no el derecho de los demás que encontramos que la sociedad esta demasiado corrompida. Mas que el desnudo sea o no alarmante, es que ya no hay parámetros para tener una sociedad medianamente saludable. Existen revistas exclusivas de desnudos, y a los que le interesan estos temas suelen comprarlas.

No confundas la libertad con el atropello al prójimo, ni el amor a tu cuerpo con profanarlo. Esta sociedad no acepta ni quiere ningún tipo de reglas. Las reglas que no son abusivas para el ser humano son sumamente necesarias para vivir en sociedad, existen parámetros generales que debemos acatar para vivir en armonía. Resulta imposible complacer a todos pero debemos hallar ese punto intermedio donde tu libertad no encierre a otros pero que tampoco los corrompa. Hay muchas maneras de aportar a una causa, un desnudo puro y simple en una red social, ni siquiera se hizo para recaudar fondos. Carece de sentido.

Creo que somos de las peores generaciones que jamas hayan existido. Nos sentimos con derecho a todo. Ofendemos indiscriminadamente a todo el que no comparta nuestras creencias y somos los mas sensibles.  Somos una generación de vagos y malcriados que no tenemos  respeto por el prójimo. Todo se trata de “Mi”, de mi vida, de mi cuerpo, de mi derecho. No analizamos como nuestras pequeñas acciones están envenenando la sociedad. Tenemos una necesidad de atención patética. Al punto que tratamos nuestro cuerpo como mera mercancía.

Tu cuerpo, tu derecho, tu opinión, tu vida. Respétalo si tanto lo defiendes, ámalo si tanto luchas por el, cuídalo si tanto vale, aporta a la humanidad con tu vida que tanto la quieres para hacer lo que desees. No sigas contradiciendo tus vanas peticiones con tus actos desesperados por llamar la atención.

Saben que, me cansé. Me cansé de que me censuren por no estar de acuerdo. No me gusta y no me callo, yo también tengo derecho.

Tags: , , , ,


Sobre el Autor

Carolina Guzmán

Internacionalista, políglota; apasionada de las causas justas.