Relaciones y Familia

Plubicado el 27 de Junio, 2017 | por Carolina Guzmán

0

Quiero Emprender ¿Cómo lo Hago en 5 Pasos?

Compartir:

Cumbre Mundial Humanitaria en Estambul, Turquía.

Empezaré por decirte que no es sencillo. No quiero hacerte un artículo de motivación personal o que creas que todo es fácil. Todo es posible, pero fácil no lo es. ¿ Por qué es necesario entender esto para emprender? Porque si no somos conscientes de que nuestros inicios serán largos, difíciles, agotadores y hasta desesperantes en momentos, nunca podremos lograr el sueño de emprender y salir de nuestra zona de confort para alcanzar lo que antes nos pareció imposible.

Lo primero, ¿qué es emprender?

Su definición es, Acometer y empezar [una obra o empresa, especialmente cuando es de cierta importancia]. Como vemos, es crear algo, darle vida y funcionamiento a lo que estaba solo en tu cabeza. Materializar ese sueño del que podrás vivir y alimentarte física y emocionalmente. ¡Quien no quisiera materializar sus sueños! ¡Vivir de ellos! Sería el momento en que podamos decir “me siento satisfecha”. Pues veamos cómo hacerlo.

Lo primero que debes saber antes de emprender es en qué eres buena: No montes un negocio porque deja dinero, porque a una conocida le funcionó o porque ahora todo el mundo esta implementando ese negocio X. Lo único que te da garantía de éxito es elegir desarrollar tu talento. Todas tenemos un talento, desde cocer, cocinar, vender, pintar, escribir, hablar, cantar, etc. No quieras desarrollar un proyecto de emprendurismo con las habilidades de otro.

Segundo, ahora debes poner todo tu enfoque en la preparación: Realización de cursos, trabajar en el área sin recibir paga, ver tutoriales, ver conferencias de expertos por Youtube, leer, leer y leer. Hoy en día tenemos la ventaja de tener mucha información a la mano. Investiga sobre lo que decidiste emprender, únete a grupos que compartan sus experiencias sobre el tema. La experiencia de otros te puede ahorrar muchos errores y dinero.

Tercero, ponle nombre y fecha: Un emprendedor se diferencia de un soñador porque el no pierde el tiempo solo imaginando, el actúa. A los sueños se les pone nombre, se establecen fechas para realizarlos y se crea compromisos con ellos. Se lucha por ellos en la salud y la enfermedad, en la riqueza y la pobreza, ¡si! ¡es un matrimonio! Si quieres que tu sueño se materialice te tienes que casar con el, tienes que vivir para el y amarlo incluso cuando te este dejando en bancarrota. Y recuerda, los tiempos nunca están buenos para dejar tu trabajo y poner tu propia empresa. Así que luego de tomar la decisión, honra tu palabra.

Cuarto, prepárate para perderlo todo: Esta es la parte mas cruel. Primero sueñas, luego te capacitas y por último lo materializas…NO…Todo negocio necesita gran inversión que no vas a recuperar en 1, 2,3, 4, 5 años y quien sabe que tiempo te puede tomar. Ahora te darás cuenta que los árboles que dan buenos frutos no crecen de la noche a la mañana. Las semillas necesitan abonos, que la rieguen, que las protejan y que la vigilen ha medida va subiendo. En momentos podemos pensar que esa plantita debilucha que se esta torciendo y necesita que la agarremos para subir, nunca será un árbol fuerte y frondoso. Pero si le invertimos, le cuidamos y le tenemos paciencia, algún día disfrutaremos de sus frutos.

Quinto, nunca olvides tu responsabilidad social: Debes dar de lo que has recibido. Sí, supiste desarrollar tu talento y prepararte, tuviste la paciencia de ver crecer tu proyecto hasta convertirlo en una empresa, asumiste los riesgos de perder dinero, amigos y hasta familiares que no creyeron en ti. Ahora debes ayudar a la sociedad que te respaldó y que gracias a ella estas ahí. ¡Sí, sé que lo trabajaste! que no dormías, que dejaste de fiestar, gastar en ti. ¡Que te sacrificaste! Pero todo esto lo lograste porque alguien compraba lo que vendías, (tu música, tus vestidos, tus cuadros, tus pasteles, tus libros, etc). Da gracias a Dios y luego a todos y cada uno de los que te han apoyado. Se agradecido, nada se logra solo por uno mismo.

Carolina Guzmán

Lo que nadie te explica sobre emprender: Nada llega sin sacrificios insoportables. Tendrás que restringirte de salir, disfrutar y hasta de visitar amigos o familiares. Pasarás calamidades, sufrirás necesidades. Llorarás mucho, descuidarás tu alimentación, sentirás el abandono de personas importantes quienes te llamarán loca y no le darán importancia a tu trabajo. Perderás dinero, cosas materiales, perderás el rumbo si no te enfocas. Sufrirás de insomnio. Perderás el ánimo, pensarás que todo esto no está valiendo la pena cuando no te alcance el dinero para cubrir siquiera los gastos. Te traicionarán, muchos que nunca si quiera imaginaste. Te robarán ideas, cuida con quien hablas. Vas a querer rendirte, vas añorar volver a tu trabajo de 8 a 5, vas a creer que tal vez no eres lo suficientemente buena en lo que estas haciendo. Pero recuerda que nunca esta mas oscuro que cuando ya va amanecer.

Concluyo recordándote. Devuelve un poco de la generosidad que te ha sido otorgada y tu empresa habrá cumplido su cometido, no solo te dio a ti, sino que también a otros.

Busca dentro de ti. Analiza qué te apasiona, qué sabes hacer. Como decimos, ¿para que eres buena?. Puedes ser la mejor Chef porque desde niña has amado la cocina y siempre ingenias magníficos platos, pero te hiciste abogada y ya no tienes tiempo ni para freír huevos. A veces escogemos mal nuestro camino. Solo analiza, siempre estamos a tiempo.

El éxito no tiene nada que ver con el dinero que se recibe por un trabajo, sino mas bien con la satisfacción que se siente al hacerlo. Las personas que realmente dejaron una huella en este mundo solo hicieron lo único que sabían hacer mejor que cualquier otro, siguieron su pasión y desarrollaron un imperio. Sigue tu pasión y desarrolla tu imperio con tu talento.

Para los que se preguntan en que etapa estoy yo, yo estoy viendo frutos, pero con muchísimas perdidas, y saben que, no me voy a rendir.

 

 

Tags: , , , ,


Sobre el Autor

Carolina Guzmán

Internacionalista, políglota; apasionada de las causas justas.