Relaciones diplomáticas RD-China: Retos y oportunidades | ForosGenerales.com


Política

Plubicado el 30 de Mayo, 2018 | por Harold Zances

0

Relaciones diplomáticas RD-China: Retos y oportunidades

Compartir:

El establecimiento de relaciones diplomáticas entre la República Dominicana y la República Popular de China, fue una decisión un tanto sorprendente; pero muy esperada… Y es que este nuevo ¨giro hacia el Oriente¨ no sólo marca un punto de inflexión en el manejo de la política exterior dominicana; sino que también representa un abanico de posibilidades de cooperación, comercio e inversión para ambos países, cuyos resultados en el mediano y largo plazo, podrían sorprender al más escéptico de los analistas.


Con este acto de carácter unilateral, el Estado dominicano puso fin Ipso facto a 69 años de relaciones diplomáticas con Taiwán, asumiendo la postura de que ¨Existe una sola China en el mundo y Taiwán es parte inalienable de ella¨ como reza el comunicado oficial emitido por ambos Estados. Esta declaración de ruptura con Taiwán era de esperarse, ya que es el primer requisito exigido por Beijing a todo Estado interesado en el establecimiento de lazos diplomáticos. Esto se debe a  la férrea batalla que libran estos dos países en la arena internacional, a razón de que China considera a Taiwán como una provincia en rebeldía.

En la actualidad, la República Popular de China mantiene relaciones diplomáticas con 172  países; mientras que el reducto de apoyo internacional que conserva Taiwán tras la ruptura con Dominicana y Burkina Fasso, se limita a sólo 18 países: Belice, El Salvador, Guatemala, Haití, Honduras, Nicaragua, Paraguay, San Cristóbal y Nieves, Santa Lucía y San Vicente y las Granadinas (América Latina); Suazilandia (África); La Santa Sede (Europa); Islas Marshall, Islas Salomón, Kiribati, Nauru, Palaos y Tuvalu (Oceanía). El aislamiento internacional de Taiwán constituye uno de los más altos intereses de la política exterior de Beijing.

Por otro lado, la apertura de relaciones con China Continental supone para la República Dominicana nuevos retos y oportunidades, que debemos ponderar con objetividad y en apego a la realidad económica y socio- cultural de ambas naciones.

Desafíos

Tomando en cuenta que la República Dominicana es el segundo socio comercial de China en Centroamérica y el Caribe, dos de los mayores desafíos de la economía dominicana serán el mejoramiento sustancial de su capacidad productiva y la diversificación de su oferta exportable. Si el país pretende suplir, aún de manera parcial, la demanda de bienes y servicios a un mercado que por sí solo, representa el 20% de la población mundial (con aprox. 1,300 millones de habitantes) tendrá ineludiblemente que trabajar para incrementar la calidad de los productos y servicios con vocación exportadora.

Otro de los grandes desafíos de República Dominicana, de cara a la inversión china, es elevar su nivel de competitividad.  Este tema ha sido una espada de Damocles para el gobierno dominicano, pues el país ha retrocedido 12 puestos en el Índice Global de Competitividad 2017-2018 organizado por el Foro Económico Mundial, ubicándose en el lugar 104 entre las 137 naciones analizadas. El reporte indica que los cinco factores más problemáticos a la hora de hacer negocios en el país son: la corrupción, la burocracia gubernamental, las tasas de impuestos, una fuerza de trabajo deficiente y la inseguridad.

Se estima que fruto de este acercamiento,  el Estado Dominicano podría percibir de la        China Continental, alrededor de $3,000 millones en concepto de préstamos. Esta posibilidad, requerirá del gobierno la aplicación de una política de transparencia en el manejo de los fondos producto de la cooperación bilateral. 

Recordemos que la República Dominicana ha reprobado sus notas en materia de transparencia, al ocupar el puesto 135 entre 183 naciones con mayor índice de corrupción en el mundo, y el puesto 7 entre los países de América Latina, tal como apunta el Índice de Percepción de la Corrupción realizado por Transparencia Internacional en 2017. Ante este nuevo esquema de integración con Asia, los gobiernos de América Latina y el Caribe deben tener presente que la corrupción  y la impunidad son incompatibles con los valores y la cultura política de China.

Oportunidades para la República Dominicana

Las relaciones diplomáticas con China representan para dominicana grandes oportunidades en el ámbito comercial, económico, académico  y político. Si en ausencia de vínculos diplomáticos, el saldo por intercambio comercial anual pudo alcanzar los $2,000 millones, se puede inferir que el país se verá gratamente beneficiado por los negocios realizados con la que ya es considerada la  primera potencia comercial del mundo (la potencia financiera siguen siendo los EE.UU) y que aspira a convertirse en la líder mundial en producción de alta tecnología y manufactura a través de la iniciativa ¨Made in China 2025¨.

En el ámbito económico, se prevé un aumento sustancial de la inversión china en el país, en proyectos de infraestructura, desarrollo vial, agricultura y tecnología. Por otro lado, Rep. Dom tiene la oportunidad de captar a un porcentaje de los 135 millones de turistas chinos que visitan destinos internacionales anualmente, en consonancia con su meta-país de alcanzar 10 millones de turistas para el año 2020. Para ello, el país deberá ampliar su oferta turística, a los fines de poder concitar el interés del mayor emisor de turistas del mundo, quienes buscan en un destino más que sol y playas.

En el aspecto académico, este acuerdo permitirá que jóvenes dominicanos puedan optar por carreras de grado, posgrado y cursos de corta duración en universidades y avanzados centros de investigación; en áreas prioritarias para el desarrollo del país como: ciencia, tecnología, matemáticas y medicina, por medio de programas de becas. Desde mi óptica, resultaría altamente provechosa la creación de una alianza público-privada para auspiciar el aprendizaje del mandarín, tanto en los sectores vinculados a la exportación, como para los agentes diplomáticos y personal técnico que han de formar parte de la Misión Permanente de República Dominicana ante el gobierno de China.

De igual forma, El factor político en esta negociación no puede descuidarse. La República Dominicana está promoviendo su candidatura para ocupar un puesto como Miembro No Permanente del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas y el virtual apoyo de China como uno de los 5 miembros con derecho a veto, sería fundamental para el alcance de tan ambicioso objetivo de política exterior.

Oportunidades para China

Desde el momento en que fue dada a conocer esta noticia, la mayoría de los análisis económicos apuntaban sólo a los beneficios que obtendría dominicana a partir de aliarse con China; no obstante, es importante que revisar las oportunidades que República Dominicana implica para China en el aspecto comercial, político y geopolítico.

En el tema comercial, China continental se ha convertido en el segundo proveedor de las importaciones de República Dominicana. Por otra parte,  gracias a su ubicación geográfica privilegiada, el país podría ser utilizado como punto de distribución y logística de mercancías en América Latina y el Caribe. Además, la cada vez mayor inversión china busca aprovechar el acceso preferencial de República Dominicana a los mercados de Estados Unidos y la Unión Europea, concedida por los acuerdos de libre comercio como el DR- CAFTA  y el EPA; con el propósito de resguardar sus productos de medidas proteccionistas.

En el aspecto político, el gigante asiático ha lanzado una contundente ofensiva diplomática para acorralar internacionalmente a Taiwán y someterlos a la jurisdicción de la República Popular. China ha desplegado todo su poder económico y comercial para ganar cada vez más adeptos a su cosmovisión, por lo que no es casual que los cancilleres de Burkina Fasso, Costa Rica, Panamá y República Dominicana coincidieran al afirmar que: ¨Romper lazos con Taiwán y establecerlos con China, era colocarse del lado de la historia¨

Dada esta nueva reconfiguración de la política internacional, China se constituye en un jugador geoestratégico para América Latina. Este nuevo enfoque reafirma nuestra tesis de que China está muy interesada en expandir su influencia geopolítica por todo el continente, con el fin de contrarrestar el poder económico y político que ejerce Estados Unidos en las grandes decisiones de la región.  

En otro tenor, ha llamado mi atención la crítica de algunos sectores conservadores al acuerdo con China, aduciendo que: ¨República Dominicana ha sido ingrata con Taiwán¨. Esta posición revela un profundo desconocimiento de la diplomacia y la geopolítica, ya que el artículo 2 de la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas de 1961 estipula que: ¨El establecimiento de relaciones diplomáticas entre Estados y el envío de misiones diplomáticas permanentes se efectúa por consentimiento mutuo¨.  Por ende, República Dominicana en su condición de estado soberano, le asiste el legítimo derecho de decidir con quien desea o no establecer relaciones diplomáticas.

Para concluir, pienso que el concepto moralista de la gratitud es incompatible con el ejercicio de la diplomacia en sí misma, pues como afirmó en una ocasión el internacionalista brasileño, Rubén Ferreira de Mello:

 ¨Los países no tienen amistades eternas, sino intereses permanentes¨

      Harold Zances

Tags: ,


Sobre el Autor

Harold Zances

Internacionalista, Columnista y Locutor.