Nuevos reveses para la administración Trump | ForosGenerales.com


Política

Plubicado el 26 de Marzo, 2018 | por Franklin Rodriguez

0

Nuevos reveses para la administración Trump

Compartir:

“Cuando creíamos tener todas las respuestas, de pronto, nos cambiaron todas las preguntas”.


Esta cita, perteneciente al legendario Mario Benedetti, parece congeniar perfectamente con el ambiente de incredulidad que se vive de manera simultánea en distintas zonas del globo terráqueo, a propósito del escándalo de la consultora británica, Cambridge Analytica, que de manera puntual dirige nuevamente nuestra atención al actual presidente estadounidense.

Por si fuera poco, además de suponer una revelación trascendental, esta noticia viene a sumarse a las ya creciente tensiones a lo interno de la Casa Blanca, que en el primer año se ha cobrado unos 23 funcionarios entre medianos y altos cargos, 5 de ellos en los últimos tres meses, incluido el exsecretario de Estado Rex Tillerson y su asesor de Seguridad Nacional, el general McMaster. A lo anterior se agregan los escándalos sexuales que persiguen al mandatario, en especial las acusaciones de parte de las ex estrellas porno, Stormy Daniels y Karen McDougal, quienes aseguran haber recibido dinero para ocultar las relaciones extramaritales que sostuvieron con Trump en el 2006.

Ciertamente, ha dado la impresión de que el actual inquilino de la Casa Blanca se ha vuelto el blanco favorito de los medios de comunicación, quienes quizás de cierto modo han dejado entrever su obsesión por los efectos que sobre el devenir nacional y mundial, tiene cada movida de Donald Trump. Sin embargo, y tratando de hacer justicia a la objetividad, deberíamos preguntarnos: ¿contribuye el mandatario y las circunstancias que le rodean a cambiar esta percepción, o será que en cambio termina por fomentarlas?.

Otro ingrediente a tomar en cuenta, es la creciente tensión por la potencial guerra comercial que puede estallar entre Estados Unidos y China, a raíz del anuncio de la imposición de sendos aranceles a productos importados desde China que aprobó el gobierno estadounidense, que por demás era una de las controversiales promesas de campaña. Cifrados en un estimado de $60,000 millones de dólares, estos impuestos buscan contrarrestar las denuncias de supuestas prácticas comerciales ilegales de parte de China, a la vez de suponer una presión para balancear el déficit comercial existente entre ambas naciones, actualmente de unos $375,000 millones de dólares a favor del Gigante asiático (según datos de 2017). La noticia ha tenido una repercusión negativa inmediata, comenzando por perdidas en la bolsa de valores de Wall Street, además de la amenaza del Ministerio de Comercio chino de imponer entre un 15% y 25% a productos estadounidenses.

En la misma línea de los actuales reveses se palpa la puja entre la Casa Blanca y el FBI, a raíz de la posible publicación de un memorando secreto, en el cual se emiten acusaciones de abuso de poder de parte del Buró de investigación sobre las conexiones entre el entorno de Trump y el gobierno ruso, a propósito de la pasada campaña presidencial. Dicho memorando, redactado a raíz de las indagatorias de un congresista republicano, se prevé busque desacreditar las investigaciones que actualmente dirige el fiscal especial, Robert Mueller, y que hasta el momento han dado al traste con ex colaboradores del presidente estadounidense, entre ellos Paul Manafort y Michael Flynn, director de campaña y exconsejero de Seguridad Nacional respectivamente.

Partiendo de lo anterior, el escándalo de Cambridge Analytica, que saltó a la luz hace menos de una semana, puede suponer tan solo un golpe más entre los distintos frentes abiertos con que lidia el mandatario estadounidense. Sin embargo, su repercusión ha tenido un considerable impacto en la credibilidad de las campañas políticas y en especial, en la ya cuestionada reputación del gigante de las redes sociales, Facebook.
En efecto, en cuestión de 72 horas, dicha red social con un estimado de 2,000 millones de usuarios, ha experimentado una estrepitosa pérdida en su valor de mercado por concepto de unos $60,000 millones de dólares. La génesis de los hechos tuvo su lugar en unas publicaciones vertidas por The New York Times y The Observer, donde se dio a conocer la incidencia que tuvo Cambridge Analytica en la campaña presidencial estadounidense del 2016, en la que usó a través de Facebook los datos de unos 50 millones de ciudadanos para manipular su intención de voto a favor del candidato republicano y actual presidente.

La firma consultora había accedido a esta información privilegiada, gracias a la compra de un test psicológico de personalidad publicado en el 2013 en la red social por el catedrático Aleksandr Kogan, de la Universidad de Cambrige, en Inglaterra, y que fue completado por unos 265,000 usuarios de Estados Unidos. Lo interesante, además de escandaloso sobre este caso, es que quienes completaban el cuestionario, lo hacían sin saber que al aceptar los términos del mismo, estaban avalando el acceso de esta aplicación a sus datos personales y el de todos sus contactos, lo que permitió conseguir el perfil de medio centenar de millón de potenciales votantes estadounidenses. En virtud de la gran repercusión social y mediática, Mark Zuckerberg, fundador y director ejecutivo de Facebook, se vio precisado a asumir responsabilidad por la filtración de datos, problemática con la cual han venido lidiando desde que se conociera de las injerencias rusas a favor de las aspiraciones de Donald Trump, además del Brexit y otros efectos propios de la posverdad.

La manipulación psicológica a través de las redes ha tenido su incidencia en el bombardeo masivo, en especial a través de anuncios, blogs, y sitios web cuyos perfiles parecen serios, pero que ocultan informaciones falsas, aunque llamativas por su contenido y “hechos alternativos”, que terminan por hacernos cuestionar la veracidad de los medios tradicionales.

Lo preocupante es que Cambridge Analytica, que en principio se jactó de haber tenido un “rol decisivo a favor de Trump”, también admite haber trabajado en más de 100 países, incluidos Brasil, México, Colombia y Argentina, lo que nos lleva a suponer que se pudo aplicar las mismas técnicas manipulativas en dichos procesos. Además el exdirector ejecutivo de la firma, Alexander Nix, fue captado en cámara oculta admitiendo el uso del chantaje y calumnia contra candidatos opositores, como táctica para desacreditar mediática y políticamente.

Aún se desconoce el alcance que puedan tener finalmente las repercusiones sobre este particular, no obstante, desde ya se percibe una creciente desconfianza hacia Facebook, dando paso a una campaña masiva de desconexión bajo el nombre #borraFacebook. En cuanto a Donald Trump, parece que nos vamos acostumbrando a la peculiar normalidad de una administración anormal…

Tags: , , ,


Sobre el Autor

Franklin Rodriguez

Miembro del Comité Central del PLD, Secretario de la Juventud Peledeísta.