Pinceladas Sobre el Mercado de las Telecomunicaciones en la República Dominicana | ForosGenerales.com


Economía

Plubicado el 4 de Junio, 2018 | por Ginia Valenzuela

0

Pinceladas Sobre el Mercado de las Telecomunicaciones en la República Dominicana

Compartir:

Definitivamente el INDOTEL es una de las instituciones públicas con mayor concentración de funciones del Estado. En él convergen la función de ente regulador del sector, fiscalizador, administrador del espectro radioeléctrico, sujeto sancionador, y protector de los derechos de los usuarios; y también es el organismo encargado de velar por una competencia efectiva en este mercado.


Imagen relacionadaEsta centralización de atribuciones estaba justificada por la falta de instituciones responsables de velar por la defensa de los derechos de los usuarios; y de un organismo encargado de garantizar una competencia efectiva. Hoy en día, con la existencia de Proconsumidor y Procompetencia, resulta carente de fundamento; y más aun cuando en varias ocasiones ha quedado bajo tela de juicio la eficiencia del INDOTEL en estas materias.

 Al parecer nadie se ha puesto a pensar, que, si INDOTEL es el encargado de impulsar el desarrollo de este mercado, y de establecer las normas que lo rigen; indefectiblemente se suscitará un conflicto de intereses a la hora sancionar a los sujetos actores que invierten los fondos que sustentan dicho mercado.

Se puede suponer que lo defensores de esta omnipotente institución, dirán que por la complejidad y especialización del sector resulta imprescindible que dichas funciones sean realizadas por el INDOTEL. La verdad es que el Derecho de la Competencia plantea parámetros generales de aplicación a todos los mercados de cada sector; y sería factible que el INDOTEL prosiga con su función de regulador, estableciendo las condiciones de competencia efectiva de los mercados relevantes; y que Procompetencia se encargue de aplicar la regulación ex ante. 

Lo mismo pasa con los derechos de usuarios y Proconsumidor, y aunque se hayan firmados acuerdos de cooperación entre estas dos instituciones, el INDOTEL se impone, a lo que Proconsumidor solo le queda decir que esas no son sus competencias. Proconsumidor ha defendido ferozmente los derechos de los usuarios en otras materias, en cambio, el INDOTEL ha sido muy garantista de los intereses de las telefónicas. El que no esté de acuerdo con este enunciado, que investigue el nivel de satisfacción de los usuarios con los servicios de las telecomunicaciones.  

En nuestro país, como en muchos otros países, la actividad de las telecomunicaciones inicia con un único prestador de servicios; imperando por décadas un monopolio. Esto trae como consecuencia que las redes pertenezcan en su mayoría a un solo operador. Este es el caso de CODETEL, que luego pasa a ser propiedad de la compañía intencional Claro.

En el 1990, inicia operaciones la compañía TRICOM, pasando a ser un duopolio, Luego en el año 2000 incursiona la empresa de comunicaciones móviles Centenial; para luego hacer su aparición France Telecom con Orange Dominicana. 

La entrada de Orange supuso un verdadero contrapeso que impactó el mercado de las telecomunicaciones traduciéndose directamente en beneficios para los usuarios, ya que con sus prácticas mercadológicas competitivas vino a reclamar una cuota significativa del mercado.  

La ultima en hacer su debut fue la empresa de telecomunicaciones VIVA, la cual es la única de capital nacional, y lamentablemente la más pequeña de las tres.  Luego de varias fusiones y desapariciones nuestro mercado pasa a estar constituido por 3 compañías predominantes: Claro, Altice y Viva. En nuestro país, Claro y Altice son las empresas líderes acaparando aproximadamente el 90% del mercado en todos los renglones.

El ideal que persiguen los gobiernos es que sus mercados sean regidos por la competencia efectiva, pero la naturaleza del mercado de las Telecomunicaciones requiere cierto grado de supervisión.  Más aun en nuestro país, dónde una compañía posee más del 50% del mercado y de las redes de distribución, y por si sola posee posición dominante en el mercado. 

Claro, con una participación en el mercado transversal (en algunos casos es proveedor de sus competidores mediante el arrendamiento de redes, y luego compite con ellos como prestadora de servicios); por lo que cualquier práctica que implique abuso su posición dominante podría sacar del mercado a los demás competidores.

El mercado de las telecomunicaciones, siempre estará constituido en un oligopolio debido a las barreras de entrada que lo caracterizan. Barreras económicas como lo son los costos hundidos de ingreso, correspondiente a costos sin retorno en que tiene que incurrir un nuevo operador para incursionar en el mercado; y barreras administrativas que se dan por la necesidad de concesión de licencias y frecuencias. 

Es evidente que nuestro país se ha limitado y no ha hecho gestiones fructuosamente para la incursión de un nuevo peso pesado en este sector, que saque de su zona de confort a Claro y Altice; y en consecuencia dinamice el mercado.  

Contrario a la percepción general, el papel que desempeña la compañía telefónica VIVA es muy importante, porque es la que, en defensa de sus intereses propios, pone límites a las prácticas de Claro y Altice; pero lamentablemente no tiene el poder suficiente para balancear el mercado de manera natural y propiciar una competencia efectiva. Cosa que si lograría una empresa de mayor capacidad económica, que haga un verdadero equilibrio. 

Los precios de los servicios de las telecomunicaciones, la violación sistematizada y sostenida de los nuevos derechos de los usuarios, los altos costos de los equipos, la mínima capacidad de negociación que posee el usuario, etc., evidencian las fallas del INDOTEL y/o necesidad de otro competidor. 

Tags: , ,


Sobre el Autor

Ginia Valenzuela

Abogada, máster en derecho de las telecomunicaciones y tecnologías de la información. Estilista de Moda y Emprendedora.