¿Por Qué el Tema Haitiano No se Trata de Racismo? | ForosGenerales.com


Editoriales

Plubicado el 5 de Abril, 2018 | por Miguel Antonio Valenzuela

0

¿Por Qué el Tema Haitiano No se Trata de Racismo?

Compartir:

Términos como racismo y xenofobia se emiten sin ningún tipo de rubor por parte de personas cuya trayectoria pública en contra de los intereses nacionales bordea peligrosamente con la traición.


Jean es un chiripero que se encuentra en Santo Domingo de manera irregular (entiéndase ilegal) ganándose el pan que en su país de origen no podía obtener por la falta de oportunidades. Una fatídica tarde el pobre Jean sufre un accidente tras el cual es trasladado al Darío Contreras en procura de salvarle la vida. ¿Debe negársele las atenciones debido a su status migratorio?

Absolutamente NO.

Ahora bien, la República de Haiti es la nación más pobre de nuestro hemisferio. Nuestro país, sin ser de los más atrasados, enfrenta sus propios problemas, típicos de un pueblo que lucha por alcanzar el desarrollo y bienestar de sus nacionales. ¿Debe la República Dominicana cargar con los problemas de Haití?

Una y mil veces NO!

Pero sectores liberales en su incontrolable afán de entreguismo acusan de racistas xenófobos y hasta nazis a todos aquellos dominicanos que defienden la soberanía de nuestra nación. No les importa aceptar injerencias sobre los asuntos internos que debemos resolver por nosotros mismos.

¿Por qué resulta tan difícil entender a quienes claman por la institucionalidad y el apego a las leyes en política migratoria? ¿Por qué acusar de racistas a quienes piden que sea Haití junto a la comunidad internacional los que se ocupen de los problemas del vecino país?

¿Debe negársele las atenciones a alguien debido a su status migratorio?

Absolutamente NO.

Es más fácil acusar a los demás y descalificarlos que reconocer la propia falta y respetar la autoridad de la ley.

Desde el punto de vista económico, es insostenible para el estado dominicano seguir costeando los gastos de salud y educación de los inmigrantes haitianos ilegales. Así no se maneja un estado que aspire a salir del subdesarrollo.

El aspecto es aún peor debido a la práctica establecida hace un tiempo ya, impulsada también desde otros litorales, de otorgar la nacionalidad dominicana a individuos que según nuestra constitución no tienen derecho a ella. Se plantea que el fin ulterior sería unificar la isla, algo que la mayoría del pueblo rechaza y rechazará por todas las vías de lugar, si es necesario hasta con la propia vida. El ideario duartiano no puede caer sin nadie que lo defienda.

La presencia de inmigrantes ilegales es insostenible económicamente y viola el ordenamiento jurídico dominicano

Por el camino que vamos estaremos ante una escalada de la situación de inestabilidad y violencia  que bien puede desembocar en conflictos como los sufridos en Kosovo, Chechenia, el Pais Vasco, y la Irlanda del Norte, entre otros. Un conflicto étnico es un problema que la República Dominicana haría bien en ahorrarse.

A mi entender el gobierno, con el apoyo de todos los sectores que velan por el bien de nuestra nación, le debe buscar una salida definitiva al tema haitiano, escuchando el clamor del pueblo dominicano que se esta viendo al borde de tener que tomar la solución en sus propias manos.

Evitemos que la sangre llegue al río.

 

Tags: , , ,


Sobre el Autor

Miguel Antonio Valenzuela

Editor en Jefe. Internacionalista. Economista. Mi objetivo es aportar a la sociedad, colaborar con mis conciudadanos, cambiar el mundo.